5 trucos infalibles (y baratos) para calentar tu hogar en invierno

El próximo 22 de diciembre, a las 4:48 horas, hará su entrada oficial el invierno astronómico con su acostumbrada bajada drástica de temperaturas y sus precipitaciones en forma de nieve en algunas ciudades. En estos últimos días de noviembre y en los primeros compases de diciembre ya estamos teniendo un adelanto del frío que nos espera y muchos de nosotros hemos hecho ya el cambio de armario, sacando la ropa de entretiempo para sustituirla por la de invierno.

La caída del termómetro nos obliga a dedicar porcentaje muy importante del presupuesto familiar a calentar la casa mediante el sistema que hayamos escogido pero ¿sabemos cómo optimizar recursos y conseguir una casa más cálida por menos dinero? Hoy te contamos cinco trucos infalibles (y lo que es más importante: muy baratos) para caldear nuestro hogar y ahorrar un poco. ¡Vamos con ellos!

  1. Cierra las puertas: este truco tan sencillo y a primera vista, tan obvio, es sin embargo uno de los menos utilizados a pesar de resultar muy efectivo. Sobre todo si tenemos una casa muy grande, lo mejor que podemos hacer para conservar el calor en las estancias es compartimentar el hogar cerrando las puertas. Conseguiremos que el calor se quede en la zona que queremos (por ejemplo, en la habitación en la que tengamos encendido el radiador o la estufa) y que no se disipe por toda la casa, de manera que se diluya su efecto o necesitemos más potencia para poder calentarla toda.
  2. Ojo con ventilar demasiado: el proceso de ventilado de una casa no debe superar los diez minutos al día. Los expertos afirman que, con alrededor de diez minutos de ventilación (preferiblemente por la mañana) conseguimos el objetivo de renovar el aire del ambiente, evitar que esté cargado y prevenir malos olores sin que el calor de la casa se escape. Mantener las ventanas abiertas durante todo el día o muchas horas, aunque sea una abertura pequeña, propicia las corrientes de aire y que entre el frío, con lo que necesitaremos invertir más para calentar la casa.
  3. Deja que entre el sol: una forma barata de caldear la casa y que, además, está al alcance de todos, es dejar que el sol entre por las ventanas. Procura levantar las persianas durante el día, descorre las cortinas y trata de que entre en la casa el máximo de luz solar posible. No se trata de sustituir calefactores o estufas por el calor solar, sino de lograr una temperatura más agradable entre ambos y de conseguir que a las estancias les cueste menos tiempo y recursos calentarse.
  4. Oda al color oscuro: los colores oscuros absorben más radiación solar que los claros, que reflejan buena parte de la luz que reciben. Es por eso que las colecciones de ropa de invierno, por ejemplo, suelen ser de colores negros, marrones o granates, oscuros en general. Cubrir los sofás y las sillas con fundas oscuras en los meses de invierno, sobre todo si los tenemos en una habitación en la que entre el sol, es buena idea para que conserven mejor el calor y estén templados cuando vayamos a usarlos. Lo mismo nos sirve para la ropa de cama. Una funda nórdica oscura conservará siempre mejor el calor que una clara.
  5. Mulle tu hogar: imagina una típica escena invernal de película. Seguramente estés visualizando un fuego encendido, una taza humeante de té o de chocolate, una buena alfombra en el suelo, una manta y muchos cojines repartidos por todas partes. Si quieres que tu casa sea más cálida, contribuye a conseguirlo haciéndola más mullida con mantas, almohadones o alfombras. Además, pasar tiempo en el sofá resultará más cómodo y agradable.

En Ahoramás te damos soluciones específicas para combatir el frío del invierno. Consúltanos si necesitas hacer reformas en tu vivienda o si quieres hacer realidad algún proyecto de decoración. Somos profesionales del sector y pensamos soluciones específicas para tu casa.

Valora esta página

Deja un comentario