Consejos de decoración para el almacenaje de discos

almacenaje discos

Aunque ahora lo que se lleva es la música digital, aún hay muchas personas que siguen comprando CDs o incluso vinilos, algo que, según los expertos, proporciona el sonido más puro que existe. Si se tienen unos 20 o 30 vinilos y unos 100 CDs, seguro que no hay problemas para guardarlos en una estantería en nuestro hogar pero… ¿qué ocurre cuando se tiene una gran cantidad?

El mercado nos ofrece una gran cantidad de propuestas diferentes para poder colocarlos a nuestro gusto y podemos encontrar desde los muebles más clásicos hasta los más vanguardistas para el almacenaje de los discos, aunque a veces no hace falta gastarse demasiado dinero.

Por ejemplo, con unas cajas de madera, de las más robustas que encontremos, podemos hacer un formidable mueble para poder almacenar nuestros vinilos. Tan solo tenemos que colocar cuatro cajas para que formen un cuadrado, utilizar unos cuantos tirafondos, tornillos y soportes. Una vez fijadas las cajas podemos lijarlas para darles un aspecto antiguo, pintarlas o incluso forrarlas con papel adhesivo y tendremos un original estante para unos 200 vinilos.

Eso sí, nunca hay que dejarlos al alcance de los animales domésticos, siempre hay que protegerlos con sus características bolsas de plástico especiales y nunca dejar que les dé la luz solar sobre ellos dado que pueden doblarse fácilmente y arruinarse.

Algo parecido podemos hacer también para nuestros CDs. Además de las tradicionales estanterías metálicas o de madera, podemos hacer una balda doble para nuestros discos, lo que permitirá también dar cierto toque decorativo a la estancia donde se encuentren.

Con dos tablas de un grosor un poco superior al de la longitud de un CD, un taladro, tirafondos e imaginación podremos hacer una balda a dos alturas donde quepan un montón de discos.

El reciclaje de muebles también puede ser otra opción para el almacenaje de los discos: cajoneras, muebles a los que podemos quitarle las puertas, estanterías, cajas de plástico decoradas, recudidores de platos metálicos o incluso utilizar armarios zapateros, donde caben a perfección los discos de vinilo.

Solo hay que proponérselo y buscar alguna solución intentando dar un nuevo uso a algún mueble que no utilicemos, buscar en tiendas especializadas o incluso adquirir en grandes superficies del mueble los cajones especialmente creados para los melómanos, tanto para aquellos que cuentan con discos de vinilo como si lo que tienen son CDs, sin importar la cantidad que tengan.

Valora esta página

Deja un comentario