Diferentes tipos de humedades en el hogar

humedades en el hogar

La humedad puede aparecer en cualquier momento en nuestros hogares, a pesar de que nos hayamos esforzado al máximo en llevar un correcto mantenimiento. No es algo que se pueda prever, ni tampoco se puede anticipar dónde va a aparecer, pero hay algo que delata su presencia: la aparición de manchas oscuras de hongos o moho y la caída de la pintura de la pared, síntomas conocidos como capilaridad y condensación respectivamente.

Lo primero que notamos es un feo aspecto, dado que las manchas de humedad no son nada estéticas, pero ese no es el único problema ya que pueden suponer un riesgo para la salud, especialmente para aquellas personas que tengan problemas en el aparato respiratorio o alergias. Por ello es muy importante que, cuando se detecten humedades, nos pongamos manos a la obra para acabar con ellas cuanto antes, no solo para evitar que sigan aumentando sino para evitar cualquier posible problema de salud.

Tipos de humedades

Hasta ahora hemos hablado de la existencia de capilaridad y condensación. Ahora debemos agregar una más, la infiltración lateral. En este caso vamos a conocer cuáles son las causas de cada una de ellas y así saber a qué se deben.

Capilaridad

Por ejemplo, la capilaridad provoca desprendimientos del revestimiento tanto a nivel de los zócalos y los bajos y se debe a que el agua sube del suelo mediante los materiales porosos como pueden ser las juntas o los ladrillos, provocando el desgaste de los materiales de construcción. Puede poner en peligro la instalación eléctrica, provocar daños en los muebles, aumentar el gasto en calefacción, olores desagradables, humedad en la ropa, etc.

Condensación

La humedad por condensación es la que suele producirse normalmente en las estancias húmedas de la casa, es decir, cocina y baño. Estos lugares pueden aumentar notablemente el índice de humedad de la casa, la cual debe tener una salida o, de lo contrario, puede aparecer la condensación y consigo los hongos y ese aspecto tan antiestético de las zonas afectadas. Esto es debido a la existencia de una ventilación muy deficiente, defectos en la construcción, bajo nivel de aislamiento térmico tanto en cerramientos como en los perfiles de las ventanas, etc. Esto favorece la aparición de moho, malos olores, sinusitis, alergias respiratorias, etc.

Infiltración lateral

Para finalizar destacamos la humedad por infiltración lateral, algo que suele darse en estancias subterráneas como garajes, sótanos, trasteros, bodegas, etc., zonas con tendencia a sufrir humedades. Entre sus efectos destacan daños en el mobiliario, aumento de peligrosidad en la instalación eléctrica, desgaste de los materiales de construcción, problemas estéticos, escalofríos, ropa siempre húmeda, resfriados y gripes sin aparente causa, dolores de cabeza, etc.

Es importante que a la más mínima señal de aparición de humedades, independientemente de su clase, se tomen medidas para atajar los problemas que puede traer consigo. Si detectas esta clase de problemas, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo.

Valora esta página

Deja un comentario