Elige la mejor distribución para tu cocina

la mejor distribucion para tu cocina

A la hora de acometer reformas de cocinas en tu hogar es necesario que, antes de cualquier otra consideración, tengas muy clara cuál es la distribución que va a tener. Para responder a esta cuestión, hazte a ti mismo una serie de preguntas:

  • ¿Cuántas personas van a ‘trabajar’ habitualmente de manera simultánea en la cocina?
  • ¿Se va a usar sólo para cocinar o también para comer y pasar la sobremesa?
  • ¿Cuántas puertas de acceso tiene la cocina?
  • ¿Está integrada con el salón?

En función de la respuesta a estas preguntas te podrá convenir una u otra distribución. Lo primero que debes hacer es, en este sentido, elegir cómo quieres que sea el triángulo de trabajo.

¿Qué es el triángulo de trabajo?

Ésta es la zona resultante de unir visual y espacialmente mediante un ‘triángulo’ los puntos centrales de tres elementos clave de tu cocina, a modo de vértices. Esos puntos son:

  • Cocina y vitrocerámica.
  • Fregadero.
  • Nevera.

Estas zonas (almacenaje, manipulación y cocción) definen las funciones básicas que se desarrollan en cualquier cocina que se precie. El término ‘triángulo de cocina’ se ha asimilado universalmente a partir de los trabajos desarrollados en la Universidad de Illinois para la redacción de la obra ‘Principios de planificación de la cocina’.

Características espaciales

Has de considerar las dimensiones ideales y proporción del triángulo de trabajo antes de proyectar la reforma de tu cocina. La distancia que media entre el fregadero, la cocina y la nevera no debe ser inferíor a los 3,5 metros ni superior a los 6,5.

Asimismo, fregadero y cocina no deberían estar separados más de dos metros (ni unidos a menos de 1,3 metros). Como verás a continuación, seguir este criterio no siempre es posible ya que, en ocasiones, la disposición de la cocina y el espacio a nuestro alcance nos impide siquiera crear un triángulo.

reformas de cocinas madrid

Modelos de cocina más comunes

Te pasamos a explicar cuáles son los tipos de cocina o modelos de distribución más comunes y cuáles son los perfiles de usuario más susceptibles de beneficiarse de cada uno de ellos.

Cocina en línea:

Probablemente, la más extendida. La superficie de trabajo no viene definida por un triángulo, sino por una línea recta. Ideal para espacios reducidos y cocinas en las que no va a trabajar más de una persona al mismo tiempo. Lo ideal es que en esta distribución el fregadero se sitúe en el medio.

Cocina en paralelo:

O en doble línea. Este diseño suele emplearse en cocinas que tienen doble acceso. Cocina y fregadero deberían estar situados en la misma línea de trabajo.

Distribución en ‘L’:

La mejor para aprovechar un espacio grande en el que, además, es previsible que trabaje más de una persona al mismo tiempo. Fregadero y cocina deben ir, en principio, en la misma sección de la ‘L’ que forma la cocina.

Distribución en ‘U’:

La mejor si se van a necesitar más superficies o estaciones de trabajo. También ideal para aquellas cocinas en las que vaya a haber ‘superávit’ de cocineros simultáneos. En este caso, el establecimiento del triángulo es más sencillo, ya que cocina, fregadero y nevera ocuparían cada uno de los lados de esa ‘U’.

Si necesitas especialistas en reformas de cocinas en Madrid, en Ahoramás podemos ofrecerte los mejores precios y una experiencia de más de dos décadas. Contamos con profesionales capaces de asumir las diferentes tareas que entran en juego en una reforma (albañilería, electricidad, carpintería, fontanería…). Llámanos y solicítanos toda la información que precises.

Valora esta página

Deja un comentario