Evita atascos en las cañerías de tu hogar

  1. Evita atascos en las cañerías de tu hogar

Los atascos en las cañerías y en los fregaderos del hogar son de las averías domésticas más frecuentes. Ante este tipo de problemas la mejor estrategia que puede desarrollarse es la preventiva. En este sentido, hay una serie de hábitos que tienes que interiorizar para evitar, en la medida de lo posible, la aparición de este problema.

Cuidado con el aceite

Estamos ante un ‘clásico’ de los consejos para evitar atascos en tuberías, pero si es un clásico es, precisamente, porque mucha gente (no te imaginas cuánta) sigue cometiendo el mismo error. Nunca viertas el aceite en el fregadero o por el bidé. La grasa que no puedas reutilizar debes llevarla a centros de reciclaje autorizados de tu localidad en la que puedan proceder a su gestión.

El baño está… para lo que está

En un gran número de equipamientos domésticos, la mayoría de las averías tienen que ver con el mal uso que de ellos hacemos. El bidé no es una excepción. Nunca debes arrojar en él elementos como bastoncillos de las orejas, compresas, el cartón del rollo del papel higiénico (créenos, mucha gente lo hace) o tickets de compra. Asimismo, tanto en este caso como en el de los fregaderos del resto de la casa, no conviene tirar excedentes químicos como, por ejemplo, disolventes, ya que contribuyen a desgastar y erosionar las tuberías.

 

Evita atascos en las cañerías de tu hogar

Mantenimiento periódico

Especialmente en el caso del fregadero de la cocina, más susceptible de acumular residuos en las tuberías, es necesario que lleves a cabo un mantenimiento periódico. Basta con que, cada cuatro meses, aproximadamente, utilices desatascadores específicos en combinación con agua caliente para disolver los residuos que se hayan podido ir acumulando en las paredes de las tuberías.

Asimismo, el jabón que utilizamos en el baño y la cocina puede parecer inofensivo, pero lo cierto es que también va dejando sedimentos que pueden comprometer el buen funcionamiento de nuestras tuberías. Por eso es necesario que, cada tres o cuatro meses, viertas agua caliente con una solución de vinagre para que estos excedentes de la limpieza se vayan deshaciendo de manera progresiva.

Si la avería es inasumible y no te ves capaz de hacerle frente, el mejor consejo que podemos darte es que contactes con nosotros. En AhoraMás te ayudamos en todas las reparaciones del hogar que precises. Ponte en contacto con nosotros y dinos qué necesitas.

Valora esta página

Deja un comentario