Llevar a cabo el mantenimiento de nuestra piscina

A todos nos gusta darnos un buen baño en la piscina y más aun en estas fechas con el calor que hace, pero debemos tener en cuenta que la piscina  precisa de unos cuidados durante todo el año, no solo en los meses en los que podemos disfrutarla.

Para que el mantenimiento de nuestra piscina sea el adecuado debemos tener en cuenta diferentes factores: tamaño y cantidad de litros de agua que contiene, instalación de la piscina, su uso y la ubicación de la misma.

El primer paso es calcular el volumen de la piscina, no podemos aplicar un tratamiento sin más. Para aprender como calcular el volumen de tu piscina haz clic en este enlace .

Regular el PH de la piscina

Una vez sepamos el volumen de la piscina deberemos medir el PH del agua con un analizador, para posteriormente proceder a regularlo.

El valor adecuado de Ph está comprendido entre 7,3 y 7,6. Siempre debemos añadir el producto directamente sobre el agua. Para dosificarlo bien deberás seguir las instrucciones del fabricante, ya que cada producto tiene unas características diferentes.

Desinfectar el agua de la piscina

  • Desinfección con cloro

Este paso es fundamental al inicio de la temporada para destruir las bacterias, gérmenes y otros microorganismos que se encuentren en el agua de nuestra piscina. Para ello aplicaremos un cloro de desinfección rápida disponible en cualquier tienda especializada o en grandes almacenes.

El nivel del cloro ha de estar entre los 0,5 mg/litro y 1,5mg/l. Para asegurarnos de que el nivel de cloro es el correcto esperaremos mínimo tres horas y volveremos a realizar el análisis.

  • Desinfección mediante cloración salina

La cloración salina presenta muchas ventajas frente al cloro común, pero quizás las más llamativas sean que evita la sequedad de la piel y los ojos rojos.

Este tratamiento consiste en un proceso de electrólisis que convierte la sal común añadida al agua de nuestra piscina en hipoclorito sódico. Deberemos echar 4 kilos de sal por cada 1000 litros de agua, y conectar la depuradora con el clorador.

Gracias a este sencillo sistema podrás ahorrarte el uso de cloro y otros productos químicos, ya que el hipoclorito sódico es un desinfectante muy potente.

Prevención de algas

La aparición de algas provoca una coloración verde haciendo las superficies de la piscina resbaladizas. Conviene eliminarlas en cuanto aparezcan, ya que cuanto más tiempo pase más difícil será.

Para eliminarlas deberemos aplicar un algicida o en su defecto aumentar la cantidad de cloro.

Siguiendo estos sencillos pasos de mantenimiento tendremos nuestra piscina en perfectas condiciones para poder disfrutar de ella.

En un futuro post os hablaremos del mantenimiento de piscinas fuera de temporada.

Si te ha resultado interesante este post puedes completarlo dejando un comentario. Quizás también te interese aprender a impermeabilizar tu piscina correctamente. Gracias por leer hasta aquí 😉

¿Quieres estar al tanto de todas nuestras novedades y ofertas? Síguenos también en Facebook, Twitter y Google+

Valora esta página

Deja un comentario