Techos y paredes verdes

ECOviviendas

La excesiva contaminación, el calentamiento global, la extinción de especies y la desertificación son una realidad innegable a consecuencia de las acciones del hombre. Cada vez estamos más concienzudos con esta situación y con la necesidad de un cambio. La ecología también ha llegado a la arquitectura y las reformas trayendo las ECOviviendas.

Hoy os presentamos los techos y paredes verdes, una solución de lo más práctica para poner nuestro granito de arena.

Los techos y paredes verdes son una gran forma de combatir el cambio climático.

Techos verdes

El Techo Verde sustituye el techo tradicional de una vivienda por un “jardín” donde pueden crecer gran variedad de plantas distintas.

Estos pueden ser Extensivos o Intensivos

Los techos verdes Extensivos son los más comunes, ya que solo necesitan entre 5 y 10 cm de espesor y pueden crecer en ellos gran variedad de plantas con menos mantenimiento que los techos verdes Intensivos. En los últimos años han sido muy desarrollados en Europa.

Por lo contrario, los techos verdes Intesivos requieren mucho más mantenimiento y necesitan una capa de tierra de un espesor de entre 27 y 40 centímetros, por lo que la superficie base ha de tener mucha más resistencia que para los anteriores.

La ventaja de este sistema es que puede alojar muchas más especies distintas de plantas que los extensivos.

Ya depende de cada uno saber por cual de los dos tipos de techos verdes decantarse.

techos-y-paredes-verdes-ahoramas-reformas-ecologia
Estructura de los techos y paredes verdes

Paredes Verdes

Las paredes verdes, al igual que su alternativa horizontal, están diseñadas para que sobre ellas puedan crecer diferentes plantas de la forma más natural posible.

Su instalación es algo más complicada que la de los techos verdes, pero el resultado es espectacular, y cada vez son más los edificios privados y públicos que cuentan con ellas y sus numerosas ventajas medioambientales, estéticas y económicas.

Ventajas de los techos y paredes verdes

Ayudan al medio ambiente mejorando la calidad del aire y revertiendo el calentamiento global.

Mantiene la estructura fresca reduciendo el calentamiento de la casa en épocas calidas, necesitando de este modo gastar menos energía para refrescar la vivienda.

Protegen la estructura de la erosión y los rayos solares.

Mejoran la estética del edificio, y en las grandes ciudades ayuda a prevenir el recalentamiento.

Además de los techos y paredes verdes hay muchas más fórmulas de economizar energías y poner nuestro granito de arena con el medio ambiente.

Os recomiendo leer este post de @ecologiaverde donde aprenderás a aprovechar mejor las horas de luz en casa.

¿Eres ecológico? Si la respuesta es sí, síguenos también en Facebook, Twitter y Google+ y no te pierdas nada.

Valora esta página

Deja un comentario